Hasta el Final de los Tiempos…

La obscuridad nos envuelve lentamente, filtrándose sutil. Como tinta aceitosa,  diluyéndose ante el solvente que le volatiliza el primer efluvio atmosférico presente. Así de fácil se nos aparece como una rápida y natural presencia. Al sentirse poco, se mira pausada, inerte, inócua y hasta divertida sombra…

Intuyo que nunca has despertado. Pues el insomnio no es para cualquiera. Que los dioses se divierten mientras ellos se embriagan con la sangre de los nuestros. Intuyo a que nunca has pensado en ello, que la única voráz arquitectura, es la propia anidada en los avernos de vuestra mente. Holográfica estructura: mátrix viceversa en sus perspectivas. Cuántums de sinergia cósmica, entrelazados en singurats, adorfinados, máscóndigos entrimbunerables configuralóndigos miscuratos. De simiente unánimex, cuiyaplesentera inertia, abocanis edictus. Unti le final de los tempos.

Pero  merecen el respeto de la aquelia Transición a niveles nunca antes sospechatis. Merecen el honor de los Héroes adoquinados en el bandae Cósmicos de la  Planetia efímera. Sin dudae alguna.

 

Deja un comentario