Luna menguante

Un cuerpo
unos labios
la sal de Mar…

Infinita Madre que inicia a nuestros pies;
rumor de espuma que susurra secretos ancestrales,
cual mítico inicio milenario
oculto en al anverso de nuestro ser que mira
el silencio de nuestros pasos…

Madre Luz!
circunflexa!
Historia jamás contada.


Héme aquí ante tu génesis:
orando tu favor
por los milenos que vienen,
por la herencia que dejo
como ofrenda:
sangre de mi sangre
ruido de mis pasos
sombra de mi ser…

Ohh! Memoria antigua
corazón de estrellas.
Esta noche de luna que se va
oculta en el resplandor del día,
dejo mi esencia
por la historia de mi gente.

Dejo al anverso, y a la sombra
acallar el hueco
de este universo misterioso
cuyo faláz encuentro
celebro esta noche.

Ya no mido el tiempo en años
sino en besos,
encuentros y despedidas

Ya no soy de los hombres,
héme aquí
desnudo, ante el frío estelar.
Continuando la ruta,
el solsticio anunciado
para mi vuelta inmediata

Oda al abismo
a la simiente milenaria
de los cuerpos con historia
del amor que se re-encuentra
en el dolor masivo
de un nuevo amanecer…











Deja un comentario